domingo, 27 de febrero de 2011

Maravillosa obra de Brom

En noches como ésta


Dibujo en noches como esta
tu rostro triste en lo lejano
sumergido en agua azul como mis manos,
frías sin los suspiros de tu boca.
Llorar contigo es lo único que quiero;
escapar de la desolación que me causa
estar rodeada por gente sin mi alma,
sin latidos de tu pequeño cuerpo.”

sábado, 26 de febrero de 2011

Pasado

Pasado,presente,futuro inexistente,
alma y mente a veces duelen,
altas mareas de pensamiento
que sienten,suspiran,mienten
a la realidad que surge
por encima de los sueños
tantas veces...
No lamentes la pasión
aunque espinas sangren
tu vida...
Siente la vida que respira...
aunque duela,siente.


Luz

Cálido hogar

En la casa que acoge calurosamente mis sentidos
me voy despojando de toda fría herida urbana,
abro ventanas de madera a la brillante y cegadora
luz del sol,
dejando que cada átomo invisible a  mis ojos
y cada pétalo de la esencia hogareña
penetre en mi alma, ahora inspirada y fértil.
El tiempo detenido atraviesa el umbral
fortaleciendo mis pies
que han mutado a algo eterno
y casi invisible.

jueves, 24 de febrero de 2011

Usa protector solar (vídeo,genial)

Usa protector solar

Anónimo y global

"Expresar todo lo que quiero en esta noche en que el alcohol ha tomado las riendas de mi vida por unas horas, es difícil. Lo es cuando mi alma es normal, dentro de lo que cabe, así que ahora, peor aún.
Decir que me enamoro de muchas personas estando con una en mi camino, que no sé cómo decir "te quiero" a todo el que se cruza en mi vida sin que crea que estoy loca y huya de mi lado...
Expresar que la vida está llena de momentos mágicos pero fingir que soy una persona normal que disfruta de su trabajo rutinario, aguantando mediocridad humana en cada instante.
Intentar definir todo lo que ocupa mi mente cuando no me comprendo ni yo misma durante la mayor parte del día.
Pienso que mucha más gente de la que creo, la que veo día a día, escribe en la libreta de su intimidad todo esto que yo plasmo en una hoja virtual creyéndome especial por ello.
Cada día soy más vieja y me asusta pensar que todas mis ideas, reflexiones y pensamientos se quedarán en nada cuando muera o se irán perdiendo a medida que cumpla años.
Me destapo como una virgen, de golpe al dejar de serlo y poco a poco porque me siento oprimida por los que me rodean, sin yo quererlo.
El mar refleja muy bien el vaivén de emociones que experimenta el ser humano a lo largo de su especial y extraña existencia. El viento te mueve, el sol te quema, te evapora la energía, se moja con la lluvia pero la absorbe porque está  hecha de la misma esencia. Se enfada, se enciende, se calma, escupe, alberga toda la vida, se muere y vuelve a nacer nuevo, fuerte, caliente, perverso y dulce.
Mostrarme tal como soy, arrepintiéndome un instante después, alegrándome si soy comprendida, resignándome cuando no veo empatía en las miradas cercanas.
Sé que tan rara no soy, que todos pasamos por estos momentos pero nadie lo dice si no es usando pretextos como la bebida, un mal momento, un deseo inconfesable en una noche de tormenta drogada.
Sé que tú sientes lo mismo, o lo sentirás, porque estamos hechos del mismo material que la tierra que pisamos, no somos diferentes, somos lo mismo, partido a trocitos de una manera salvaje, vomitados al mundo y sálvese quien pueda por donde sea."

martes, 22 de febrero de 2011

Lobo

A través de la lluvia puedo ver tu rostro;los ojos negros embellecidos por marcos
orientales, y tu boca que alberga perlas nacaradas en contraste con tu piel morena y tan
cálida...
Es como si tú fueras tu propio sol, y el mío en este momento...Toco tus dedos casi
sin quererlo. Te observo mientras tu mente navega por lugares a los que no tengo acceso,
pero no me importa. Ahora soy un pequeño e insignificante satélite cegado por la intensidad
de tu belleza, girando a tu alrededor, sintiendo la vida que me atrae hacia tu ardiente  
núcleo.
Quién pudiera sentirse abrazado por el aura que te protege, para siempre...
El agua fría que nos envuelve jugando no apaga mi sed ni tu brillo cegador.
Ven aquí, a mi lado. Túmbate sobre la hierba mojada. Olvida las pesadillas que impiden la
paz en tus pensamientos. Te meceré con susurros que se pierdan danzando en las hojas de los
árboles y el viento moverá tus cabellos como grandes manos mías que besan tu corazón.

domingo, 20 de febrero de 2011

De Alberto Gómez


LUZ EN MI OSCURIDAD

Cada oscuridad da paso a un día
que comienza donde acaba,
que suspira donde expira,
que descubre donde no mira
la belleza que se creaba
cuanto en tus ojos nacía.

En la isla lejana nace, briosa,
la pluma que deja escritos
que ensalzan al héroe caído,
y como buen caballero, caigo vencido
ante la evidencia, igual que en los mitos,
de la belleza del alma hermosa.

Faltan términos, vocablos exactos,
que en finuras expliquen tu vida
en mi mundo, en mi sentir,
pues es mucho más fácil seguir
Estando en la tierra prometida
Con felicidad sin necesidad de pactos.

No hay presente que no daría
Por miles de años darte
Para ser guarda de mis descendientes,
Los seres humanos no somos conscientes
De lo mitológico que es amarte,
Y a eso consagro hoy mi poesía.

Porque pinto cuadros sin saber
Para sonreír tu cara,
porque mis manos se enfrían
al pensar que no querrían
olvidarte nunca, por temor a que pasara.
En mí te quiero contener…

Gustave Caillebotte





Fue uno de los iniciadores de la rebelión de la Academia de Bellas Artes de París y acompañado entre otros por Monet, Renoir y Pissarro, fue también numen del movimiento imprensionista francés que terminaría por cambiarle el curso a la historia del arte.

La noche fértil

Esta noche, el viento que me acompaña y se hizo cómplice de mis horas, las mismas que me recuerdan a tus palabras, me cuenta historias fértiles de emociones encontradas. Partiste en un instante, dejando que los sueños hablaran por ti. Te fuiste en un segundo, cuando tu aroma aún permanecía en el aire inventado que los dos respirábamos al mismo tiempo.
Cómo te siento es un misterio de la existencia; cómo puedo viajar hasta ti para después caer de nuevo en el agujero de la tierra fría y húmeda que me hiere los huesos...Cómo, tras los cristales, tras la distancia, tras todas las nubes y sueños rotos, vives presente como el cálido sol.
Minúscula casualidad o destino imposible aún por escribir, elegimos el momento o nos dieron el regalo sin saber el motivo, sin ser conscientes de merecer la buena esperanza.
No anhelan descanso mis pensamientos por no querer morir de vacío, por no perder la visión de mil colores que dejaste tras de tí, impregnados en la huella de tu esencia.
No puede tratarse más que de un ángel que visita mis iris para romper el grisáceo cemento que oprime mi pecho en llamas.
La luna me acuna para calmar esta sensación cuyas raíces desconozco por completo y que, sin embargo, existen desde aquel primer momento...
Buscamos quemarnos los dedos del corazón para que la razón desista en su intento por dominarnos.
Y seguiremos aquí, día y noche, felices de poseer como niños una gota dorada de felicidad absoluta, unas palabras que nos toquen como ningunas manos lo han hecho ni han rozado siquiera la piel que nos cubre y abriga...
Seremos inocentes ante cualquier castigo divino de un dios amante...

jueves, 17 de febrero de 2011

Libertad

"La libertad no hace felices a los hombres; los hace sencillamente hombres"
Manuel Azaña

Gracias al lápiz





Me gusta el lápiz porque nunca te falla, siempre está dispuesto, expectante. Si no tienes sacapuntas, puedes afilarlo de otra forma, y listo. ¿Desde cuándo existe? Nació por el deseo de comunicarse con palabras, símbolos, imágenes…
Los lápices son mágicos porque llevan infinitas historias dentro, y están deseando conocerte para poder sacarlas fuera.
Es una relación de apoyo mutuo: él te necesita a ti para moverse y soltarse, y tú le adoras porque transforma los pensamientos en caminitos sobre el papel.
¡Ay, mi lápiz, te echaré de menos cuando  no estés, pero volverás a mis manos renacido, nuevo, listo para volver a empezar y darme alas!
Y otro día hablaremos de la goma de borrar…

Luz

miércoles, 16 de febrero de 2011

Validation (vídeo)

Un buen amigo me ha mandado el enlace de un vídeo precioso, que espero disfrutéis como yo


http://vimeo.com/9330175

Ahí estás


Ahí estás, con tus ojos de cristal, tu musicalidad parlante y las cejas que te delatan cuando una idea cruza tu mente dejando huella.
Ahí caminas, como una gata que empieza a vivir cada día tras desperezarse y saltar del mullido colchón.
Con la dulce armonía que emana del pentagrama continente de notas inventadas solamente por ti, papel que puedo ver iluminado con signos musicales de neón brillante.
Con tu locura viva, la que deja y desea que te muestres tal y como eres desde que acudiste nadando al mundo.
Tú reivindicas una y otra vez que estás aquí por derecho propio, merecido y luchado. ¡Que atiendan todos a lo que tienes que decir!
Y yo, aquí, ad- mirando tus pasos sorprendentes, igual que si viera a un hada casi transparente pululando por encima de mi cabeza y mis pensamientos de agua.

Luz 09/01/2010

martes, 15 de febrero de 2011

El mar en un desconocido





Contemplo las rocas golpeadas con complicidad por el mar que todo lo posee. A lo lejos, tu presencia invade mi tranquilidad soñadora.

Te veo caminar con tranquilidad, mujer madura, posando tus pies como plumas, rítmicamente las caderas insinuando la femineidad nunca perdida mientras existas en esta tierra.

Ahora formas parte del paisaje que mis iris absorben como si siempre hubieras sido una parte de él, con la humildad del que se sabe y se siente unido a la madre naturaleza.

Solamente diez pasos de mi te separan, y te sigues acercando. Sin embargo, tus ojos delatan a una mente que viaja lejos de allí, lejos de mí, muy lejos del mar que nos moja con gotas saladas.

En un instante, el océano ha decidido vivir en tus ojos, y al mirarte, cuando ya puedo sentir tu aliento rozando mi hombro, veo ese reflejo marino que me llevaba hacía unos segundos al país de las sirenas y el viento.

Te marchas, felina en tus pasos, fértil mujer...

En mí permanecerá tu presencia como la sal seca...

Luz

(Obra pictórica de J.W. Waterhouse)

Papá duerme la siesta

¡Cuánto me gusta esta foto!

lunes, 14 de febrero de 2011

Khalil Gibram. Los hijos

Tus hijos no son tus hijos 
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar
ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

Khalil Gibran

A beautiful lie (vídeo)

30 seconds to Mars - A beautiful lie

Lo cotidiano

Hoy llueve.
Mi gato Momo, sentado frente al cristal, mira con la máxima concentración cada gota de agua
para desentrañar el misterio que esconde.
Runa se acurruca frente a la estufa, 
en su rincón preferido del sofá.
Así transcurre la mañana, 
rodeada de los sonidos naturales 
de mi hogar.

Luz

domingo, 13 de febrero de 2011

Iris






Esta es Iris, "la gata pirata". Con dos meses ya estaba enferma de un grave virus que afecta a los gatos si no son vacunados. Delgadita, tanto que se notaban sus costillas a primera vista,  llena de pulgas, mocos y llagas dentro de la boca... Hubo que operar para extirparle un ojo... Y en ningún momento ella perdió sus ganas de jugar, nunca dejaba de ronronear y comer con ganas.
Te mereces unas fotos en un blog y mucho más.
Y tú, Jane, que no dudaste en abrir tu corazón y tu hogar para que ahora ella viva feliz. ¡Estoy segura de que no le falta de nada! Gracias

MJ y JJ





MJ y JJ

Fotografía hecha por Juanjo

Ciclo vital


Comienza de nuevo el ciclo en el que todo se percibe de manera distinta. Sentada en la barandilla de la terraza húmeda de rocío, escucho toda la vida que crece a mi alrededor, consciente más que nunca de esta palpitante  ebullición.
Millones de danzas tribales tienen lugar a mi lado y lejos al mismo tiempo. Es posible que alguien nos mire en este preciso instante, igual que yo estoy haciendo desde mi trono mágico.
Miles de estrellas, que flotan muertas en el cielo, han respirado antes que yo el mismo aire, una pasión similar que ahora ha cruzado  la puerta de la alquimia real.
Tengo miedo de no ser, de desaparecer, de que la nada no se sienta. Temo perder todo aquello que me esfuerzo en recordar y olvidar. Tengo miedo de creer demasiado o no creer en absoluto, y de tener razón en una de las dos opciones.
Porque a veces me quedo tan paralizada y abrumada por la vida que sólo soy capaz de ser mente, olvidando el cuerpo que me han  prestado. Y a veces todo carece de importancia, salvo lo que vería en la película de mi vida durante el instante eterno que se nos brinda mientras morimos.
Pero me siento más viva que nunca, más creyente al pensar en esa NADA.
Y aunque sabemos que en realidad estamos solos, porque vinimos solos para aprender solos, os echo de menos aunque no sea consciente de quienes sois, o al menos de cómo sois allí donde estáis.
Es la gran prueba que  vine a pasar. Podéis darme muchas señales, y cuanto más creo, menos pistas podéis enviarme. Lo sé.
Puedo pensarlo, meditarlo, desperdiciar varios minutos en asumirlo con mi consciencia, pero justo ahora, cuando el ciclo comienza de nuevo, como cada mes y cada luna, es cuando comprendo todo desde lo más profundo sin necesidad de esforzarme apenas.
Unas notas musicales ordenadas que echaba tanto de menos me devuelven a la época en la que todo comenzaba, al momento en que mi camino empezó  a marcarse con fuego sin yo apenas intuirlo… ¿o sí? ¿O SÍ?
Quizá esto es un aviso.
He de regresar a ese lugar.
He de volver al lugar y al tiempo, siendo yo ahora.
Si te preguntas si es posible, te responderé: todo es posible, y no son solo palabras. NO SON SOLO PALABRAS
Existe un lugar dentro de nosotros que posee la verdadera inmortalidad.
Todas las palabras se acercan, pero ninguna tiene el poder de dar el verdadero significado a la realidad, al concepto, porque es inútil plantearse siquiera que podamos expresarlo con palabras, con imágenes, con pensamientos… ¡con nada!
Lo siento ahora mismo, rodeándome y dentro de mí. Siento la paz que me acoge. Percibo esa tranquilidad que acuna al niño protegido y amado.
Y ahora no necesito meditar, ni concentrarme; no necesito beber, pensar…porque es algo más grande e infinito que cualquier invención del ser humano. Algo que me supera, nos supera.
Y somos como pequeños seres tiernos y tontos, perdidos y queridos de una manera que no podemos imaginar… salvo en este mismo momento.
Con el calor que me abrasa y las lágrimas que corren hacia abajo como ríos de vida más importantes que yo misma. Porque eso es lo que queda envolviendo a todo el que se quede aún por aquí.

A Lourdes. 
Luz

Faro


Todas las noches se transforman en días cuando enciendo la gran luz que los guía hasta mi.
Nadie sabe que existo, que alguien vive dentro de esta gran habitación con cinco enormes ventanas.
A veces vienen turistas o artistas que hacen fotos de mi hogar, emitiendo sus pensamientos en voz alta, admirando esta construcción, y es entonces cuando miran hacia arriba y sienten mi presencia.
Se quedan un rato mirando, intentando vislumbrar tras los oscuros cristales una figura humana, algo que les indique que no se equivocan en su intuición.
Pasados unos minutos, bajan de nuevo la cabeza, recogen su cámara y siguen caminando sobre las rocas hasta adentrarse en el bosque bañado por la brisa marina.
Recupero mi soledad, mi intimidad...

Luz
Con tu permiso, Amiga, compartiremos este remanso de paz y belleza con todos,
con el deseo de que haya calma en sus vidas.

Fotografía de Hortensia Jimeno


sábado, 12 de febrero de 2011





A ti, única.
mi compañera de vida,
la que me regalaste libertad
sin pedir nada a cambio.
Te oigo ronronear
y vienes con tus caricias.

Luz

Besos por la ventana


Perfume que viaja hasta mis senos buscando una respuesta; ya nada.

Malditas horas revueltas, sin orden, que me vuelven loca en la noche eterna.

Recuerdos de besos sobre la almohada que imaginamos donde crecía la hierba helada.

Días y días, minutos sigilosos y tan sonoros entre tu alma y la mía...

Aún vives dentro porque no permití que salieras nunca, que los jirones de tu mirada se desvanecieran tras el eclipse que provocabas.

Te siento mientras olvidas que el reencuentro tiene lugar cada día.

Tras tus palabras escondes al que fuiste, aquel al que veo tras tu mirada. Tu maldición anhelada seguirá envenenando mis sentidos ocultos.

Y seguirás enviando besos por la ventana...


Luz

El coraje de tus ojos

La fuerza vital del universo, aquella que nos empuja a sentir  nuestros propios latidos, se refleja en tus ojos, mujer luchadora.

Luz

La taza de café


"Eran las cinco de la tarde y, como todos los domingos, esperaba a mi compañera para tomarnos algo en el sitio de siempre. Ya se retrasaba, así que yo empecé a distraerme observando a mi alrededor. La camarera, con esa eterna sonrisa franca, miraba de vez en cuando hacia el lugar donde yo esperaba, pero al no recibir señal alguna por mi parte, volvía a la tarea de secar los vasos mojados de la inmaculada barra.
Dos mesas más allá, cerca de la puerta, un distinguido caballero algo achispado leía un periódico que parecía haber pasado por muchas manos, seguramente el diario del establecimiento. En algunos momentos una de las comisuras de sus labios se torcía hacia arriba, dibujando su boca un gesto algo irónico; ya imaginaba yo qué tipo de noticia, relacionada con el ambiguo mundo de la política o de la página de sucesos, intentaba digerir aquel cliente.
Sentados frente a la barra, en dos taburetes de la larga fila que permanecían impasibles, esperando que algún trasero humano compartiera su calor, dos señoras disfrutaban de la mutua conversación y más aún, de la taza de churros con chocolate que se estaban zampando. Era admirable esa habilidad suya para mojar el churro en el dulce y espeso líquido, sacarlo de la taza, pegarle un buen mordisco, seguir hablando sin parar y ¡todo ello sin derramar una gota! Sin duda las dos enormes señoras eran expertas en este ingenioso arte.
Las cinco y veinte. Mi amiga estaba a punto de llegar. “¡Camarera!-grité- ¿Podría traerme un café con leche, por favor?” Sin dejar de sonreir me sirvió una buena taza de café, de esas que llegan a la mesa sin desperdiciar una gota porque en la parte de arriba una capa de dos centímetros de espuma protege el contenido. Me encanta coger la cuchara (que nunca es como las que tienes en casa, porque son especiales y vienen de un país maravilloso) e ir introduciéndome en la virginal capa espumosa poco a poco, deleitándome utilizando todos mis sentidos: primero la vista que da la bienvenida; después el olfato un metro antes de que se pose en mi mesa; el tacto de la cuchara, el oído (porque la espuma nos habla si sabemos escuchar) y, por último, la textura y el gusto con la lengua y todo el paladar que se derrite.
Estaba yo tan concentrada en esta actividad cuando, de repente, aparece mi amiga, a la que veo avanzar entre una nube de humo hacia mi mesa. Al verla pensé que ella nunca pasaba frío. Ya podíamos estar en pleno Enero que ella seguiría sin ponerse abrigo, le bastaba con la camiseta color morado de siempre y los vaqueros anchos. Se sentó a mi lado y conversamos durante casi tres horas sin parar, como siempre, hablando sobre la vida, riéndonos de las anécdotas del día a día y soltando alguna lagrimita por los últimos acontecimientos, y mientras transcurría la tarde, cuatro tazas de café fueron víctimas de nuestros paladares.
Mientras volvía a casa por el camino viejo, ese que transcurre detrás de la pequeña iglesia, me encontré con el gato verde a rayas de todos los domingos. En cuanto se percató de mi presencia, se acercó a mí ronroneando de alegría ante la perspectiva de una mano acariciadora que aliviase su tan estresada espina de gato cazador de mariposas. A medida que iba acariciando sus mofletes bigotudos, la parte trasera de las orejas que tantas cosquillas hace y el lomo desnudo, el gato Manolo iba cambiando de color: del verde rallado al rosa chicle en la cola, y al color helado de avellana. Cuánto mas placer sentía el felino, el espectáculo de colores peludos era mas impresionante, hasta llegar al arco iris que comenzaba en las patitas delanteras y acababa en el último pelo de la cola. Le seguí calle abajo, parecía querer mostrarme algo importante. Atravesó la puerta tapiada de una vieja casa abandonada. Yo no sabía por donde entrar, porque las puertas estaban cerradas con ladrillos y cemento, así que hice lo mismo que mi amigo y atravesé el muro sin pensarlo mucho tiempo. ¡Qué maravilloso espectáculo vi ante mí! ¡Una celebración privada de gatos de colores! “¡Menuda fiesta!-le dije al gato-¿Estáis celebrando algo?” “Sí,- me contestó él- El nacimiento del cachorro de colores número mil, anoche, durante el eclipse de luna”. Le sonreí y avancé. Veía algunas caras conocidas del barrio: el gato de la carnicera, gordo y orondo, de sonrisa fácil y barriga dilatada, y saludé a la gata blanca de los okupas del segundo piso, que lucía muy orgullosa un pañuelo nuevo al cuello color rosa chillón. Y, como no, las gatas gemelas del anciano que no salía de casa, bailaban muy contentas al ritmo de una melodía india regalándonos a todos miradas de iris cambiantes como la bola de espejos de una discoteca.
Mi amigo gato se acercó a mi con una copa en la pata;menos mal, me moría de sed y había olvidado beber con el fervor de la fiesta. Le susurré que me gustaría ver a los pequeños, y él se subió a mi hombro y me guió hasta donde estaban. Al acercarnos pensé que podría haberlo encontrado por mí misma, dada la cantidad de oooohhhs y aaahhhhssss que emitía cada uno de los felinos que se acercaba a felicitar a los orgullosos padres. Una bolita peluda, de lunares celestes sobre fondo amarillo yacía panza arriba con gesto de satisfacción en el regazo de su madre. “Enhorabuena”- dije yo, y habiendo acariciado a los miembros de la familia, incluidos mamá y papá, me fui por donde había venido, atravesando el muro.
La noche invitaba a caminar bajo la luna que aparecía, coqueta como siempre, completamente llena, y una brisa cálida, inusual en una noche de Enero, acariciaba el rostro y las manos desnudas.
-Esta niña nunca se conforma con un café solo, ¿eh?
-¿De dónde viene esa voz?-, pensé.-Ah, eres tú, amiga.- Hacía tiempo que no escuchaba a Florinda, la luna, hablándome desde el cielo.
-Sí, ya sé que últimamente no hemos coincidido, pero es que tenía cosas que hacer,jaja. Veo que sigues como siempre, niña, soñando despierta, huyendo de la vida.
-No huyo, sólo disfruto del otro mundo, ese que no ven algunos por querer crecer tan deprisa, por caminar tan ocupados que no pueden sentarse a tomar un buen café, a relajarse simplemente mirando alrededor y abriendo la mente a la maravilla que nos rodea.
-En eso tienes razón, cariño. En fin, voy a seguir con la ronda, me esperan en el horizonte de la playa una pareja de enamorados. Hasta otra, cielo.
-Hasta luego, Florinda.
Al torcer la esquina volví a encontrarme a mi amiga, con su camiseta morada y sus pantalones vaqueros anchos, que me ofrecía con gesto esperanzado una taza de café espumoso del cual emanaba una pequeña cortina de humo hacia el cielo.
-Está bien por hoy, gracias.
-¿No quieres más?
-No, he de ir a casa.- contesté con una sonrisa.
-Entonces, ¿cuándo te volveré a ver?
-Pues ya sabes… En la próxima taza de café…"


Luz 

Ilustración de Araceli Garralón García (Gracias, preciosa)
El lago de los cisnes
 Un vídeo donde la belleza y la sorpresa son protagonistas. Espero que lo disfrutéis.

Bienvenidos

Bienvenidos a este trocito de mí.
Sois libres aquí dentro, como yo lo soy al querer compartir con vosotros los frutos de la mente, el alma y la inspiración, ese ser extraño al que le da por aparecer de vez en cuando.
Adelante :)
Luz

(A veces cojo prestadas imágenes cuyos autores desconozco. Por favor, si alguien reconoce alguna imagen como suya y no está de acuerdo con su uso en este blog, que contacte conmigo. Gracias)