domingo, 24 de abril de 2011

Manos llenas


"No era fuente sin tus iris
transparentes de real pureza.
No camino ni respiro,
ni vivo, ni muero
ahora.
Este instante inexistente
para el mundo que nos mira,
tan real como tus manos,
tan fuerte como el pecho
que se eleva y suave acoge
la palma que te busca
en la noche viva.
Anhelaba el abrazo dulce,
el contacto que fundía
mis sentidos sin lógica,
sin razón
ni raíces
en el plácido estanque
yaciente
y sincero
que brilla a través de tu piel llena.
Amigo,
deja que sienta,
que no muera sin beberte
ni respirarte al fin,
deja que todo
cobre vida."


Luz