martes, 29 de diciembre de 2015

Quiero vivir en paz. Quiero palabras bonitas, quiero palabras de ánimo.
No quiero llorar; quiero reír de pura felicidad.

Quiero comprensión, empatía, alas blancas que dejen estelas de luz.
Si no he aprendido eso en mi casa, si mis raíces están podridas, ¿cómo pueden crecer mis ramas buscando la luz del sol? 
Mis ramas creen que los árboles de su alrededor son enemigos y que sus raíces son la verdad, porque éstas han ido tomando veneno en la tierra, y han mostrado que no hay más alimento que lo tóxico.
Mis ramas quieren alas para escapar de allí, aunque perciben con tristeza que no podrán separarse ni irse muy lejos, pues la savia está contaminada y su cura será larga, casi eterna... pero aún hay esperanza; la imagen de unas alas blancas inspiran fuerza a las ramas que se extienden para tomar el sol...
Hay esperanza