sábado, 15 de julio de 2017

Érase una vez una niña
que decidió sanar su corazón.
Lo acunó entre sus brazos,
salió de su casa, cerró la puerta tras de sí,
dijo adiós a su familia
y empezó a recorrer su propio camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario