sábado, 15 de julio de 2017

Que lo mismo que muevo la melena escuchando a Iron Maiden
me emociono con Taylor Swift o con un poema de Ángel González,
que río por un chiste tonto o lloro mirando un árbol.
Soy yo, única, sin barrotes ni prejuicios,
cada día más natural porque cada día me permito volar
surcando cielos que antes ni sabía que existían.


No hay comentarios:

Publicar un comentario